China comienza en negativo

Las primeras jornadas del año, no lucen de lo mejor para el mercado asiático y para muestra, la más reciente jornada que acaba de concluir, la cual cerró en negativo, sobre todo tratándose de China, el gigante asiático ha mostrado al cierre de este diciembre por primera vez una disminución industrial en 19 meses.

Esta noticia ha tenido eco en los mercados a nivel mundial y es que después de 19 meses ininterrumpidos, la actividad de las fábricas chinas se ha contraído por primera vez y es que los pedidos tanto a nivel nacional así como los de exportación han continuado debilitándose, estos datos han sido obtenidos gracias a una encuesta privada ante lo cual se augura, un comienzo difícil en este 2019 para la segunda economía más grande del planeta.

Tal lectura (si bien) un tanto sombría, coincide a sobre manera con una encuesta oficial que fue reportada el pasado lunes en donde se demostró que las tensiones crecientes en el sector manufacturero de China, en uno de los sectores económicos más importantes para la nación asiática, puesto que hablamos de un sector clave en la generación de empleos. Así, entonces, ante la aparición de esta información, los datos demuestran que las expectativas de una alza en la economía se encuentran perdiendo fuerza.

Por ahora el índice de gerente de compras (Conocido como PMI, por sus siglas en inglés) proporcionado por Caixin/Markit para el mes de diciembre, que se ha publicado el día miércoles, ha mostrado una caída, puesto que en noviembre se encontraba en 50,2 y de esta cifra paso a un 49,7 en el último mes del 2018, marcando así su primera contracción desde la última vez que se viera algo así, que fue en aquel mes de mayo del 2017. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado un ligero declive desde noviembre a 50,1, números apenas por encima del nivel de 50, que es la cifra que separa así la expansión de la contracción en una base mensual.

De esta forma, los nuevos pedidos un indicador para dar la actividad futura, con lo que cedieron de esta forma por primera vez en dos años y medio. Las empresas registraron de esta forma, una demanda moderada pese a algunos descuentos en los precios con los que nuevos pedidos de exportación se redujeron por noveno mes de forma consecutivo. Mientras que la producción se elevó luego de un par de meses de estancamiento, con lo que las fábricas dieron inicio a la eliminación de empleos por sexagésimo segundo mes consecutivo.

Zhengsheng Zhong, director de análisis macroeconómicos de CEBM Group, ”La demanda externa se mantuvo moderada debido a las fricciones comerciales entre China y Estados Unidos, mientras que la demanda interna se debilitó notablemente… Parece cada vez más probable que la economía china se vea sometida a una mayor presión a la baja”.