Diferencia entre Estados Unidos y Europa

Termina una semana en la que muchos acontecimientos a nivel global han marcado la agenda mundial aunque claro que uno que se lleva particularmente los reflectores, ha sido las elecciones estadounidenses de mitad de período, las cuales tuvieron como resultado una victoria para todos ¿Suena raro, no? Pero la realidad es que ese fue el resultado y es que por un lado el partido republicano ha logrado mantener el control del senado y por su parte el partido demócrata se ha quedado con el control de la cámara de los representantes y la estadística mantiene clara la visión de que el voto popular continua siendo demócrata, pero no sólo han sido los políticos estadounidenses los beneficiados y es que si bien, tras estas elecciones la política estadounidense ha quedado de cierta forma equilibrada. En el lado económico podemos ver, como es que ha reaccionado el índice S&P 500 el cual repunto un 1.8% y es que las elecciones beneficiaron por sobre todo a los inversionistas quienes buscan escapar de la incertidumbre para encontrar estabilidad en cualquier mercado en el que planeen invertir, la palabra clave para atraer inversiones es la confianza.

Mientras que en el viejo continente están más acostumbrado a este tipo de cambios de fuerzas políticas y es que la democracia que ahí se práctica es uno de los más diversificados que pueden existir en el mundo y pese a la variedad de partidos políticos, ideologías, formas de pensar, etc. Al final del día la Unión Europea siempre logra llevar acabo sus acuerdos. Es de esta forma, que el euro como moneda, ha logrado mantenerse ahí, a pesar de los constantes embates de inestabilidad que amenazan a la zona euro. En el cercano y a la vez tan lejano 1° de enero del 2002, la moneda única europea, el euro, comenzó su andar en el mundo, con 12 países miembros y cerca de 300 millones de habitantes y con Win Duisenberg, presidiendo el Banco Central Europeo, el primer objetivo de este, era llegar a una estabilización de precios así como al de una inflación estable.

Hoy en pleno 2018, este mismo Banco Central Europeo (BCE) ha decidido mantener en su última reunión ninguna variación en las tasas de interés manteniendo los niveles actuales así hasta alcanzar el tercer trimestre del 2019 o en caso de ser necesario, por más tiempo para poder llegar al objetivo de una inflación que este cercana al 2% sostenida a mediano plazo, con la compra neta de activos en el marco del programa de compras de activos que se queda en 15 mm de euros mensuales hasta finales del 2018.

El crecimiento de la zona euro, fue de un 0.4% en la tasa inter trimestral de los dos primeros trimestres del año y la información referente al PIB nos muestra una ligera evolución más débil de lo que se estimaba, por lo que la expansión de la zona euro continua a una baja velocidad. Recordar que la economía se ve respaldada gracias a la demanda interna y por la mejor coninua del empleo, pero ahora mismo, es el programa de estímulos en la política monetaria la que sigue sosteniendo la demanda interna. El consumo privado por su parte se mantiene en crecimiento, es debido al empleo y el aumento de los salarios mientras que la inversión empresarial se sustenta en la fortaleza de la demanda interna, así como las condiciones favorables de las empresas en cuanto a rentabilidad y financiación. Es verdad que los riesgos para Europa van relacionados al proteccionismo, la contienda por las tarifas comerciales a nivel global, así como las vulnerabilidades en los mercados emergentes y la volatilidad de los mercados de capitales. Sin embargo para la recta final del año, no creo que veamos cambios, pero el escenario probablemente cambie a partir de enero.