Error en los datos estadísticos de Japón

Recientemente se ha dado a conocer que ha habido un error estadístico, el cual ha estado presente en al menos los últimos diez años y ha influido sobre muchos indicadores macroeconómicos en el país del sol naciente, Japón.

Este pequeño error se ha deslizado en los datos estadísticos que comparte Japón y como resultado, esto ha llevado a una subestimación (disminución) masiva de los datos correspondiente a los salarios en el país desde el año 2004 (fecha en la que se presume inicio el error), esta situación ha derivado en que muchos de los indicadores japoneses que conocemos en la actualidad se hallen ahora mismo en entredicha, incluyendo el PIB. Una vez que se ha dado a conocer tal información ha quedado al descubierto que un aproximado de 20 millones de japoneses han estado pagando menos por el seguro de desempleo durante estos años, así lo más probable es que sean ahora los trabajadores los que tendrán que poner de sus bolsillos las cantidades que están faltando, por más pequeñas que estas sean.

El economista, quien anteriormente se encontraba ocupando el cargo de vicegobernador del Banco de Japón, ha sido contundente con sus declaraciones al afirmar que los funcionarios del área no pudieron proporcionar al comité una explicación razonable de lo que sucedió. Es necesario apuntar, que el Comité de Estadísticas desempeña la labor de un tipo de auditor que se encarga de verificar y en casos extraordinarios también hace el papel de supervisar el trabajo que llevan acabó la Oficina de Estadísticas de Japón así como otros departamentos. De esta manera el día de ayer, se realizó un encuentro para resolver el error identificado. Ya en una ocasión anterior, los especialistas japoneses de varios departamentos fueron acusados de indicadores poco confiables, mismos que a menudo se revisan de forma significativa.

Error costoso

Kiyokhiko Nishimura, economista y ex vicegobernador del Banco de Japón, fue quien descubrió el error estadístico al estar estudiando los datos mensuales del Ministerio de Salud, Trabajo y Seguridad Social, que es una de las fuentes de información necesarias para realizar el cálculo del PIB. De acuerdo a los procedimientos establecidos, las estadísticas deben hacer la recopilación de datos sobre el nivel de salarios en cada empresa que cuente con al menos un personal mayor a 500 personas. Sin embargo, al revisar la información se descubrió que en Tokio, fue aplicado un método de encuesta que podría definirse como “por sorteo”, lo que pone en evidencia que así sólo se tomó en cuenta un tercio de los datos de todas las empresas que debieron haber sido encuestadas. A partir de ahí, los empleados del ministerio se encargaron de extrapolar los datos conseguidos a la cantidad total de empleadores, para simular que se hubieran entrevistado a todas las compañías de acuerdo a la base real de Tokio. Por lo tanto, como en la capital se concentran las empresas con los salarios más altos, los datos de Tokio terminaron por resultar subestimados. Así, después del ajuste, el nivel real de Salarios en Japón, mensualmente resultó en 0,3-0,7%, más alto que lo informado anteriormente.

Es verdad que la fiabilidad de las estadísticas estatales, siempre levantan interrogantes, pero aquí no fue una distorsión intencional de datos, sino un verdadero error. Al final, no podemos olvidar que las estadísticas son útiles para los participantes en los mercados financieros.