La otra cara de las criptomonedas

Las criptomonedas se han convertido en un estandarte de innovación que ha venido ganando aceptación entre cientos de miles de personas que ven en ellas todo el potencial para llegar a convertirse en la forma de manejar dinero en el futuro próximo, pero como todo en la vida, también existe otra cara de la que quizás no se habla mucho y esa es, la de las actividades delictivas que han estado usando el anonimato que ofrecen las criptodivisas para encubrir sus huellas en actividades tales como compra de drogas, armas e incluso como medio para financiar al terrorismo. Es precisamente esta serie de actividades las que frenan el desarrollo de los activos digitales para poder llegar a tener una aceptación completa, aunque esto no frena a la tecnología que se encuentra detrás, la cual cada vez es más aceptada por diversas instituciones que incluso ya se han dado a la tarea de aprovechar estos recursos.

Criptoactivos de cuidado.

Por ahora, los estudiosos del tema han señalado a tres monedas ligadas con actividades turbias: Moneo, Dash y Zcash. Las características que comparten tienen que ver con su diseño ya que incluyen el anonimato, funciones de privacidad y la capacidad de no ser trazables a su origen, además se encuentran en la lista de las mejores 25 criptoactivos por capitalización de mercado, mientras su popularidad crece año con año. Siendo así, que los delincuentes ya se encuentran utilizándolas tanto como para comprar y vender estupefacientes, llegando incluso ahora a contratar servicios de delitos a sueldo.

De ahí vienen entonces, las llamadas de los distintos gobiernos para buscar urgentemente medidas regulatorias que puedan frenar este mal uso que se les está dando, a la vez, que sirvan como una guía para que exista una gestión correcta y se solucionen los problemas legales que han llegado a surgir. Basta recordar lo que sucedió con el bitcoin en sus primeros años de vida, en donde fue utilizado para realizas transacciones ilegales tales como el lavado de dinero y la evasión de impuestos, recuerda el cofundador, CEO y CMO de la compañía Block Stocks, Estefano Elhawary. Vale la pena recordar que las transacciones se almacenan en el blockchain del bitcoin y se vuelve una huella que no da cabida a un completo anonimato. Chainalysis es una empresa con sede en Nueva York y Copenhague que se encarga de ofrecer software antilavado de dinero para el caso particular del bitcoin, para eso utilizan el análisis del blockchain; por su parte la policía de Dinamarca ha anunciado que han desarrollado un tipo de software que permitiría rastrear las transacciones realizadas en bitcoin. Es decir a nivel mundial, existen diferentes frentes que están tratando de contribuir en la identificación de quienes están atrás del bitcoin.

Por eso los analistas concuerdan en que es necesario que existan medidas regulatorias ya sea por parte de los diversos gobiernos o sino dentro de los mismos desarrolladores de criptoactivos. Porque así se brindaría seguridad sobre todo a los inversores y permitiría que se empezara a dejar de ver con malos ojos y se pudiera entonces aceptar entonces sí, de manera global.