OPV de Slack

Las empresas tecnológicas continúan siendo las que encabezan las Ofertas Públicas de Venta (OPV) en fechas recientes, aunque bien existen analistas que se consideran escépticos sobre estas salidas, como en el caso reciente de la compañía Lyft y la más próxima que se alista que es la de Uber.

Es por eso, que la interrogante que ahora mismo se alza sobre inversores ¿La aplicación de mensajería de San Francisco, Slack podrá realmente convertirse no en una compañía unicornio, sino en algo todavía más raro: una OPV en la que realmente vale la pena invertir? Y es que Slack planea dar el salto a la bolsa, por medio de una cotización directa, aunque aún no se conoce la fecha exacta de su primer día en el mercado, gracias a la tendencia que han marcado las OPV recientes, parecería ser que a fin de mes estaría presentándose en la bolsa, esto bajo el símbolo SK. Por ahora se desconoce, su valoración al salir a bolsa, aunque podría haber ciertas pistas en el S-1 de Slack.

Slack tiene la característica de ser una aplicación de mensajería que tiene el objetivo de facilitar la comunicación tanto dentro de equipos de trabajo, como de organizaciones. Su origen se remonta al 2013 cuando fue creada como una herramienta interna de Tiny Speck, que era la compañía de software que el fundador de Slack había creado con anterioridad; no obstante llegó el momento en el cual quedo claro que este sería el producto estrella sobre todo al dirigirse al mercado empresarial, de esta manera fue como Tiny Speck decidió renombrar a su compañía como Slack Technologies. El modelo de negocio de la compañía se basa en cuotas de suscripción ya sea mensual o anual esto por usuario y sus precios van entre los 6 y 15 dólares al mes por usuario, dependiendo de cuales sean las funciones que escojan los usuarios, así como el ciclo de facturación resultante, por cierto Slack también pone a disposición de los usuarios una versión gratuita que ofrece un tipo de introducción a la herramienta del servicio de mensajería, esto a manera de teaser, para que así las organizaciones prueben la herramienta y al ver todo lo que pueden ofrecer, pasen entonces de ser usuarios de prueba a convertirse en clientes de pago. De esta manera, lo que hace destacar a la compañía entre sus competidores, es su adaptabilidad así como su facilidad de integración en cualquier tipo de compañía, esto debido a que se basan en las necesidades de lo que la compañía necesita.

¿Una compañía rentable?

Claramente destaca esta información en el S-1 de Slack: Compañía no rentable. Basta ver los últimos tres años, en donde ha perdido 140 millones de dólares, 180 millones de dólares y 146 millones respectivamente, pero en épocas recientes hemos atestiguado como con las OPV, la rentabilidad tiende a ser una preocupación secundaria al momento, dado que la empresa se viene a centrar en el crecimiento. Por su parte, los ingresos han ido en aumento, pasando de los 105 millones de dólares en 2016 hasta llegar a los 400 millones de dólares en 2018. Es decir, las previsiones para la compañía son más que halagadoras.

Son cerca de 600.000 organizaciones de diversos tamaños las que utilizan Slack con un total de 10 millones de usuarios. Sólo un total de 88.000 organizaciones han optado por la versión de pago, lo que las convierte en la fuente base de ingresos, pero además dentro de este número hay 575 organizaciones que pagan más de 100.00 dólares por suscripciones, por tanto estas compañías son cruciales para su crecimiento y es que tan sólo en 2018, el 40% de los ingresos de Slack provinieron de este conjunto de usuarios.