Sin dar sorpresas, la Fed sorprendió a los mercados

Ha concluido la reunión de la Reserva Federal de los Estados Unidos o Fed, como también se le conoce y los resultados que presentaron fueron bastante esperados, aunque no por eso fueron tomados en cuenta en lo que se refiere a los precios del mercado, lo que dio como resultado movimientos bastantes fuertes. Como se anticipaba, el regulador norteamericano dejó las tasas sin cambio alguno y el tono de las declaraciones terminó por ser de un tono ”dovish”.

Aunque el presidente de la Fed, Jerome Powell, no llevó acabo su primera rebaja de la tasa, lo que si quedo un poco más claro es que es muy alta la probabilidad de que este evento se de en un futuro no muy lejano y es que el famoso Dot Plot de la Reserva Federal ha cambiado su pronóstico de puntos de manera destacada a la baja. En su pronóstico, la Fed visualiza que para fines de este año, es decir 2019, la tasa será aproximadamente de 2.4% mientras que para el final del próximo año (2020), esta caerá a 2.1%, que comparándola con el pronóstico anterior presenta una caída considerable pues se encontraba en 2.6%.

Ante este panorama, el dólar se vio más debilitado con una fuerte caída en las ganancias de los bonos del Tesoro. En donde además sobresale el rendimiento de los bonos a diez años, que vino a reducirse a un mínimo no visto desde finales del 2016. Pero no sólo eso, sino que se modificó la tonalidad en la evaluación de las perspectivas de la economía; aunque la actividad económica “está creciendo a un ritmo moderado”, aunque ya para el mes de mayo, la Fed la había evaluado como estable. Otro punto a agregar, es que la declaración sobre el enfoque “paciente” de parte del regulador a la economía ha venido a desaparecer en la declaración. Tan sólo media hora después de que se diera a conocer la declaración del regulador, el presidente de la Fed, Jerome Powell, se presentó en conferencia de prensa, en donde se encargó de señalar acerca de ciertos riesgos que están altamente asociados con las guerras comerciales a su vez, se encargó de dar al mercado una clara señal acerca de que estaba dispuesto a actuar en el supuesto de que hubiera un empeoramiento de la situación económica.

Por supuesto, después de la intervención de Powell, el mercado de valores se afianzó en una oleada de optimismo. Con lo que los índices de los Estados Unidos agregaron cerca de medio por ciento. Mención aparte merece el oro en esta ocasión, particularmente como activo, en donde creció repentinamente su precio extendiéndose hasta el día siguiente, logrando alcanzar sus máximos desde el año 2013.

Pronósticos

El nuevo pronóstico para el desarrollo de la economía de los Estados Unidos, que prepara el Banco Central norteamericano, por lo general implica la preservación de la dinámica del PIB junto a la tasa de desempleo, no obstante la inflación para fines de este 2019 será de 1.5% y no de 1.8% como se esperaba en marzo. También, la Fed sugiere que la inflación no alcanzará el 2% el año próximo. Al menos siete de los 17 líderes de la Fed considerar apropiado reducir las tasas en medio punto porcentual para finales del 2019, mientras que otro de los líderes considera que es más apropiado la reducción de un cuarto de punto porcentual. La gran parte de los líderes del Banco Central de los Estados Unidos optaron por reducir su pronóstico para el nivel de las tasas en medio punto porcentual.