Trump continua con el ataque hacia China

Los mercados asiáticos han estado viviendo jornadas dispares con tendencias negativas gracias de nueva cuenta a los ataques del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quién de nueva cuenta volvió a soltar amenazas sobre imposición de aranceles de su país hacia China. La noticia obviamente ha sido considerada inaceptable para el gobierno chino y por lo tanto ha declarado que tomará “las contramedidas necesarias” para combatir semejantes embates.

El pasado martes el gobierno de Estados Unidos anunció que había iniciado a definir una lista de los productos chinos a los que impondría aranceles hasta llegar a alcanzar un valor de 200,000 millones de dólares, ahora las dos economías más grandes del planeta se encuentran enfrascadas en una controversia de magnitudes insospechadas que amenaza con acarrear desequilibrios al comercio internacional. La postura de Washington es clara, no serán los primeros en dar un paso atrás en este conflicto.

Un portavoz del Ministerio Chino de Comercio aseveró en un comunicado que “La actitud de EEUU daña a China, al mundo y a ellos mismos. Esta conducta irracional no puede ganar apoyos” además añadió que ”China se encuentra conmocionada”, ante la decisión que ha tomado el presidente Trump de imponer nuevos aranceles a productos importados de China del 10% que nos da un valor total de 200,000 millones de dólares y es que esta medida es claramente una represalia a las contramedidas que ya habían sido tomadas por China, después de que los norteamericanos impusieran aranceles del 25% sobre unos 34,000 millones de dólares en los productos chinos que ingresaran a su país.

La Organización Mundial de Comercio (OMC) recibirá próximamente la demanda que ha levantado China para denunciar a Estados Unidos, por una “conducta unilateral” que no sólo afecta a su país, sino que pone en riesgo a la economía del mundo, además agregó en el mismo comunicado, que el gobierno chino había actuado hasta ahora en defensa de los intereses esenciales de la nación y que tendría que seguir tomando las medidas correspondientes, aunque esa última parte no fue detallada del todo. En su rol de agente pro-mercado, China hizo una llamada a la comunidad internacional para trabajar en conjunto “por la defensa del comercio libre y el sistema multilateral del comercio, y rechazar conjuntamente el hegemonismo comercial”. Si bien Pekín no dio detalles inmediatamente sobre las medidas de represalia (importe o naturaleza de las mismas), la agencia oficial Xinhua detalló que “derechos aduaneros complementarios” habían sido impuestos a productos estadounidenses tales como la soja, sorgo, autos, whisky por mencionar algunos a los que China habría apuntado.

El representante del comercio estadounidense, Robert Lighthizer fue claro en su mensaje más reciente “Hemos sido muy claros y detallados en los cambios específicos que China debería adoptar. Lamentablemente, China no ha cambiado su comportamiento y esa actitud pone en riesgo el futuro de la economía de Estados Unidos”. De esta manera el país norteamericano continua con su cruzada por una búsqueda de condiciones más justas para su economía, aunque eso signifique ponerse en contra de sus aliados o cualquier otro país.